Sou a Inici > Musculoesquelètic > Infiltracions

Infiltraciones articulares

 Sobre esta guía 

  • Autoras: Mª Ángeles Sánchez Fraga. Médico Residente de 2º año de Medicina Familiar y Comunitaria. CAP Ca N'Oriac. Sabadell; Encarnación Cruz Garzón. Médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. CAP Ca N'Oriac. Sabadell.
  • Revisor: Enrique Casado Burgos. Médico especialista en Reumatología. Corporación Sanitaria Parc Tauli (Sabadell).
  • Las imágenes de esta guía son propias de los autores, excepto la que se cita la fuente.
  • Versión 1.0: publicada el mes de noviembre de 2016
  • Próxima revisión: el mes de noviembre de 2019 

 Ámbito y objetivo

Esta guía no pretende dar recomendaciones de indicar o no infiltraciones de una u otra patología. Está pensada para proporcionar material sencillo de consulta y referencias visuales al médico de Atención Primaria que realiza infiltraciones articulares y dedicada exclusivamente a profesionales sanitarios.

 Aspectos generales

Concepto

La infiltración es una técnica que permite la inyección intra o extraarticular de fármacos cuya finalidad es disminuir el dolor y la inflamación y mejorar la función articular.  

Indicaciones [1]

Intraarticulares: 

  • Fase inflamatoria de la artrosis
  • Mono/oligoartritis no infecciosas 
  • Poliartritis crónica con una articulación en fase aguda

Extraarticulares: 

  • Entesopatías
  • Tenosinovitis 
  • Neuropatías por atrapamiento
  • Quistes sinoviales
  • Bursitis
  • Fascitis 

Proceso terapéutico

  • Cuando acude a nosotros un paciente que presenta una artralgia, lo primero que debemos hacer es una correcta exploración física para orientar el diagnóstico, y posteriormente, si es necesario, las pruebas complementarias que se consideren necesarias.
  • En cuanto al proceso terapéutico, previamente a la infiltración se deben seguir una serie de pasos:
    1. Reposo relativo de la articulación: evitar movimientos que supongan sobrecarga de la articulación afecta.
    2. AINEs/analgésicos durante un mínimo de 15-20 días: debemos indicar un pauta de antiinflamatorio fija durante 2-3 semanas (no sólo "a demanda" si el paciente presenta dolor).
    3. Medidas locales y rehabilitación: en algunos casos se puede probar la rehabilitación previamente a intentar una infiltración articular.
    4. En caso de no mejoría valorar infiltración.  

Contraindicaciones [1-3]

    1. Absolutas
    2. No disponer de Consentimiento Informado del paciente
    3. Ausencia de  diagnóstico preciso
    4. Desconocimiento de la técnica
    5. Sospecha de artritis séptica 
    6. Infección sistémica o infección cutánea próxima al punto de infiltración
    7. Inmunodepresión
    8. Alergia o contraindicación a fármacos empleados 
    9. Prótesis articular

Relativas 

    1. Paciente en tratamiento anticoagulante (no hay problema en pacientes que usan antiagregantes): si el paciente tiene un INR correcto o si se trata de una infiltración de una articulación "pequeña" se puede realizar. Prestar especial atención a pacientes hiperdescoagulados y articulaciones grandes (hombro, cadera...). 
    2. Diabetes mal controlada: advertir al paciente que es posible un aumento de glucemia tras la infiltración. Evitar infiltrar más de una articulación en la misma sesión.
    3. Infiltraciones anteriores sin efecto beneficioso. 

Material necesario 

Material de antisepsia

  • Povidona iodada
  • Gasas estériles
  • Guantes (se recomienda el uso de guantes estériles especialmente en infiltraciones intraarticulares)
  • Apósitos

Material de punción

  • Aguja estéril: intramuscular (40/8, de color verde) o subcutánea (16/5, de color naranja). En algún caso como infiltración de trocanteritis en personas obesas puede ser necesaria una aguja de punción lumbar. 
  • Jeringas estériles de 2, 5 o 10 cc según el lugar de punción.

Fármacos [4]

En la siguiente tabla se muestran los diferentes fármacos indicados para las infiltraciones y sus dosis equivalentes.

Normas generales 

  1. Explicar el procedimiento y solicitar firma de consentimiento informado. 
  2. Tener el material preparado antes de iniciar la técnica. 
  3. Colocar al paciente en posición cómoda para él y para el profesional, y elegir la vía de acceso más cómoda y segura.
  4. Si es preciso, marcar el punto de entrada antes de iniciar la desinfección de la zona. 
  5. Seguir medidas de asepsia rigurosas.
  6. Elegir siempre la aguja adecuada en función de la zona a infiltrar. 
  7. No tocar el punto de punción. 
  8. Introducir la aguja de forma suave, sin cambios de dirección, y sin vencer resistencias inesperadas. 
  9. Aspirar siempre antes de comenzar la inyección de fármaco. 
  10. Si nos encontramos en la proximidad de estructuras nerviosas, preguntar al paciente si nota parestesias.
  11. No administrar nunca un volumen superior al que admita cada articulación.
  12. Retirar la aguja suavemente y proteger el punto de punción. 
  13. Recomendar reposo de la articulación durante 24-48 h.
  14. Advertir al paciente que es frecuente que una vez desaparezca el efecto de la anestesia puede haber aumento del dolor en las primeras 24-48 h, que se pueden controlar con analgesia convencional. 
  15. Valorar efecto terapéutico en 10-15 días. 

Efectos adversos/complicaciones 

 Inevitables 

Habitualmente son complicaciones propias del fármaco que se inyecta:

  1. Atrofia cutánea (se puede minimizar inyectando la cantidad mínima de corticoide que precise cada patología). Especialmente frecuente en localizaciones superficiales, basta con una única infiltración para que pueda aparecer una atrofia.
  2. Hipopigmentación
  3. Telangiectasias
  4. Aumento de la glucemia
  5. Artritis por precipitación de cristales de corticoides: 2-5% de los casos [5]

Evitables 

Generalmente secundarias a la técnica:

  1. Infección articular (extremadamente infrecuente si se cumplen las normas de antisepsia)
  2. Hemartrosis
  3. Inyección en un vaso (aspirar siempre en el lugar de la punción antes de comenzar a introducir el fármaco)

Resumen de articulaciones y patologías 

 Imagen modificada de ency123.

 Hombro

Patología de la articulación glenohumeral

  • Lo más frecuente dentro de esta categoría es la capsulitis adhesiva, conocida también como hombro congelado [2]. Se presenta con más frecuencia en mujeres de entre 40-70 años, y suele ser secundaria a inmovilizaciones prolongadas, aunque puede haber casos de capsulitis adhesiva secundaria a patologías como la diabetes mellitus. 
  • Se caracteriza por una fase inicial dolorosa, cediendo posteriormente el dolor y predominando la impotencia funcional. 

Exploración

Limitación a todos los movimientos tanto activos como pasivos, afectándose en mayor medida la rotación externa. 

Técnica de infiltración

  • Material: aguja subcutánea, 1 cc de anestésico + 40 mg de triamcinolona (1 cc de trigon depot) o equivalente.
  • Posición: con el paciente sentado en posición relajada, con el brazo en rotación interna y la mano pegada al abdomen, reposando sobre las piernas.
  • Punción: se palpa el borde posterior externo del acromion y se procede a la punción aproximadamente 1 cm por debajo, de forma perpendicular al plano cutáneo en dirección a la apófisis coracoides.

Hombro post

Patología de la articulación acromioclavicular

Exploración

  • Dolor a la palpación selectiva a nivel de la articulación.
  • Cross body test + (la aducción forzada más allá de la línea media con el brazo a 90º resulta dolorosa a nivel de articulación acromioclavicular).

Técnica de infiltración

  • Material: aguja subcutánea, 0.5 cc de anestésico + 20 mg de triamcinolona (0.5 cc de trigon depot) o equivalente.
  • Posición: con el paciente sentado en posición relajada, con el brazo en rotación interna y la mano pegada al abdomen, reposando sobre las piernas.
  • Punción: palpar el final de la clavícula y la unión con el acromion y pinchar perpendicular al plano cutáneo.

Acromio-clavicular

Tendinitis del manguito de los rotadores 

  • Lo más frecuente es la afectación del supraespinoso.
  • Dolor con la movilización activa y dolor nocturno al apoyarse sobre el lado afecto.

Exploración 

Movilidad pasiva conservada, movilidad activa limitada por dolor. El movimiento más limitado estará en función del tendón afecto, siendo más evidente en maniobras contrarresistencia:

  • Supraespinoso abducción
  • Subescapular: rotación interna
  • Infraespinoso/redondo menor: rotación externa.

En el caso de roturas tendinosas, si se trata de una rotura parcial la exploración será similar a la de una tendinitis. Si nos encontramos frente a una rotura total, la limitación funcional será mayor, encontrándonos en el caso de una rotura del supraespinoso con una abducción no superior a 20-30º.

Técnica de infiltración

  • Material: aguja subcutánea, 1 cc de anestésico + 40 mg de triamcinolona (1 cc de trigon depot) o equivalente.
  • Posición: con el paciente sentado en posición relajada, con el brazo en rotación interna y la mano pegada al abdomen, reposando sobre las piernas.
  • Punción:
    • Por vía lateral: se localiza el extremo lateral del acromion y se infiltra aproximadamente 1 cm por debajo, en dirección ligeramente ascendente [5].  

hombro vía lateral

    • Por vía posterolateral: localizar el ángulo posterolateral del acromion e infiltrar aproximadamente 1 cm por debajo, dirigiendo la aguja hacia la articulación acromioclavicular. Esta vía de acceso es especialmente útil en pacientes con rotura completa del manguito, en que la cabeza del húmero está ascendida, siendo este espacio el que se encuentra más conservado.

Hombro posterolat

Tendinitis del bicipital 

  • La afectación del tendón puede ocurrir a la altura de su inserción en la glenoides, en su trayecto intraarticular o en el momento del paso por la corredera bicipital en la cara anterior del hombro, siendo esta última la más frecuente.
  • Aparece dolor en la cara antero-interna del hombro, que generalmente se irradia distalmente hacia la cara anterior del brazo.

Exploración

  • Dolor selectivo a la presión sobre la corredera bicipital.
    • Maniobra de Yergason: colocando el codo en flexión de 90º y el antebrazo en pronación, aparece dolor a la supinación contrarresistencia.
    • Maniobra de Speed: colocando el brazo en extensión completa y supinación, aparece dolor a la flexión contrarresistencia.

 Técnica de infiltración

  • Material: aguja subcutánea, 1 cc de anestésico + 40 mg de triamcinolona (1 cc de trigon depot) o equivalente.
  • Posición: con el paciente sentado en posición relajada, con el brazo en ligera abducción y rotación externa (palma de la mano hacia arriba).
  • Punción: se localiza el tendón mediante palpación y movimientos de rotación interna-externa y se infiltra en el punto de máximo dolor, en dirección ascendente. 

Bicipital

 Codo

Epicondilitis

Inflamación de los tendones de los extensores de la muñeca por esfuerzos o microtraumatismos repetidos. Es más frecuente en personas que realizan trabajos manuales y en amas de casa, y habitualmente afecta al brazo dominante

Exploración 

  • Dolor a la presión directa del epicóndilo. 
  • Dolor a la extensión resistida de la muñeca y a la extensión del tercer dedo. 

Técnica de infiltración

  • Material: aguja subcutánea. 0.5 cc de anestésico + 20 mg de triamcinolona (0.5 cc de trigón depot) o equivalente. 
  • Posición: colocar al paciente sentado, con el brazo apoyado en la camilla y el codo flexionado 90º. 
  • Punción: en el punto de máximo dolor, introducir la aguja de forma oblicua en dirección proximal, hasta tocar periostio. Retirar ligeramente e infiltrar en varias direcciones para abarcar toda la inserción tendinosa (en forma de abanico).

Epicondilitis

Epitrocleitis

Inflamación de los tendones flexores de la muñeca, con dolor en la cara interna de la epitróclea. Suele ser un dolor más difuso que el que da la epicondilitis. 

Exploración

Dolor a la palpación de la inserción de los tendones flexores, que se exacerba con la flexión contrarresistencia y la pronación. 

Técnica de infiltración

  • Material: aguja subcutánea, 0.5 cc de anestésico + 20 mg de triamcinolona (0.5 cc de trigón depot) o equivalente.
  • Posición: colocar al paciente en decúbito supino con la cara interna del codo hacia arriba. 
  • Punción: en el punto de máximo dolor, introducir la aguja en dirección proximal hasta tocar el periostio, retirar ligeramente e infiltrar en abanico. Es importante tener en cuenta que el nervio cubital pasa por el canal cubital, situado posterior a la tróclea [1]. En el caso de que el paciente refiera parestesias, retirar la aguja. 

Epitrocleitis

Bursitis olecraniana

Es la inflamación de la bursa del tríceps braquial, pudiendo ser de causa traumática, microcristalina o infecciosa [1]. 

Exploración

Se desencadena dolor a la extensión del codo, especialmente contrarresistencia. 

Técnica de infiltración

  • Material: aguja intramuscular, 1 cc de anestésico + 20 mg de triamcinolona (0.5 cc de trigon depot) o equivalente.
  • Posición: buscar la posición más cómoda tanto para el médico como para el paciente. 
  • Punción: en el punto de máxima fluctuación, pinchar de forma perpendicular al plano cutáneo y extraer primero el líquido articular. Comprobar las características del líquido, y si no presenta características de líquido infeccioso se procede a cambiar la jeringa (sin retirar la aguja) e infiltrar.

 Mano

Enfermedad de De Quervain

  • Es una tenosinovitis del abductor largo y el extensor corto del pulgar, a su paso por la estiloides radial, momento en que ambos se unen en una vaina común.
  • Es una patología más frecuente en mujeres de edad media que realizan movimientos de pinza repetidos. 

Exploración  

  • Dolor a nivel de la tabaquera anatómica al hacer la pinza.
  • Dolor a la extensión contrarresistencia del pulgar. 
  • Maniobra de Finkelstein positiva: dolor intenso al oponer el pulgar frente a los otros dedos y hacer desviación cubital de la muñeca. 

Técnica de infiltración

  • Material: aguja subcutánea, 0.5 cc anestésico + 20 mg de triamcinolona o equivalente.
  • Posición: colocamos al paciente sentado, con la mano sobre la mesa en pronosupinación media.
  • Punción: localizamos el punto de máximo dolor del tendón (será más fácil localizarlo colocando el pulgar en extensión y abducción). Introducimos la aguja de forma casi paralela al plano cutáneo. Retiramos la jeringa y le pedimos al paciente que mueva el pulgar. Si la aguja se mueve es que nos encontramos dentro de las fibras del tendón, por lo que retiraremos un poco antes de infiltrar.  

DQV

Rizartrosis

  • Es la artrosis de la articulación trapecio-metacarpiana. También denominada "pulgar de las lavanderas".
  • Más frecuente en mujeres que realizan trabajos manuales de forma continuada. 
  • Dolor en la base del pulgar, que empeora con los movimientos que requieren máxima extensión o flexión del mismo. 
  • Puede aparecer deformidad de la articulación y atrofia de la musculatura de la eminencia tenar.

Exploración 

Aparece dolor a la palpación de la cara anterior de la articulación, y al empujar hacia atrás el pulgar en abducción.

Técnica de infiltración 

  • Material: aguja subcutánea, 0.5 cc de anestésico + 20 mg de triamcinolona o equivalente.
  • Posición: colocamos al paciente sentado, con la mano sobre la mesa en pronosupinación media, y traccionamos ligeramente del pulgar.
  • Punción: en la interlinea articular, perpendicular a la base del primer metacarpiano, en el vértice distal de la tabaquera anatómica.  

Riz

Síndrome túnel carpiano 

  • Neuropatía por atrapamiento del nervio mediano en su paso por el túnel carpiano. Es la neuropatía por atrapamiento más frecuente.
  • Puede ser primaria o secundaria, siendo las causas más frecuentes de neuropatía secundaria la diabetes, el embarazo, patologías reumáticas crónicas e hipotiroidismo [1].
  • Es más frecuente en mujeres de edad media.
  • Se caracteriza por dolor y parestesias en el territorio del nervio mediano (1, 2, 3er dedo y cara radial del cuarto), que generalmente empeoran por la noche. Puede irradiarse hacia el antebrazo y en ocasiones llegar incluso hasta el hombro. 

Exploración 

  • Signo de Tinel: percusión en la cara palmar de la muñeca que provoca parestesias en el territorio del nervio mediano.
  • Signo de Phalen: la hiperextensión forzada de la muñeca mantenida durante 1-2 minutos produce reproducción de los síntomas. (Se puede realizar el signo de Phalen invertido, consistente en hiperflexión forzada mantenida).
  • Signo de Flick: al agitar la mano los síntomas disminuyen.

 Técnica de infiltración

  • Material: aguja subcutánea, 0.5 cc de anestésico + 20 mg de triamcinolona o equivalente.
  • Posición: colocar al paciente sentado con el brazo semiflexionado y la palma hacia arriba.
  • Punción: tomando como referencia las dos líneas cutáneas de flexión palmar de la muñeca, introducimos la aguja entre las dos líneas por el lado cubital del tendón palmar mayor (se localiza fácilmente al hacer flexión contrarresistencia de la muñeca), con una inclinación de 45º en dirección distal. Si al mover la mano se mueve la aguja o si el paciente nota parestesias retiraremos discretamente. 

Palmar Mayor

Tunel

Dedo en resorte

Puede aparecer por dos mecanismos:

  • Inflamación de los flexores de los dedos, generalmente por movimiento excesivo, con fibrosis de la polea que recubre la articulación metacarpofalángica.
  • Engrosamiento de la polea con aparición de nódulos en el tendón flexor por roce continuo con la polea fibrosa.

Exploración

  • Palpación de nódulo en el tendón flexor de los dedos.
  • Durante la flexión de los dedos, al pasar el nódulo por el anillo fibroso se produce un bloqueo, que es posible vencer de forma dolorosa realizando una extensión pasiva, durante la cual escucharemos un chasquido.

Técnica de infiltración

  • Material: aguja subcutánea, 0.5 cc de anestésico + 20 mg de triamcinolona o equivalente.
  • Posición: colocar al paciente sentado con el brazo apoyado y la palma hacia arriba.
  • Punción: en el punto del nódulo, a la altura de la articulación metacarpofalángica, introducimos la aguja casi paralela al plano cutáneo, en dirección distal o proximal hasta tocar el nódulo (la aguja se moverá con el movimiento del dedo) retiramos ligeramente e infiltramos.

resorte

Gangliones

Tumoraciones quísticas procedentes de estructuras sinoviales o vainas tendinosas, llenas de líquido sinovial. Suelen aparecer en el dorso de la mano, y su origen puede deberse a microtraumatismos o artropatías inflamatorias.

Exploración

Tumoración blanda en el dorso de la mano, normalmente no dolorosa.

Técnica de infiltración

  • Material: aguja subcutánea, 0.5 cc de anestésico + 20 mg de triamcinolona o equivalente.
  • Posición: colocar al paciente sentado con la mano sobre la mesa en ligera flexión palmar y con el dorso hacia arriba
  • Punción: en el punto de la formación quística, introducimos la aguja casi paralela al plano cutáneo en sentido proximal. Evacuamos el contenido quístico (generalmente líquido sinovial de aspecto gelatinoso) y cambiando la jeringa, sin retirar la aguja, infiltramos.

 Cadera

Trocanteritis

La trocanteritis se caracteriza por dolor a nivel lateral de la cadera, que puede extenderse a región glútea y cara lateral del muslo, que empeora con la deambulación o al sentarse o tumbarse sobre el lado afecto. Es una patología más frecuente en mujeres, sobre todo a partir de los 50 años, y hay determinadas situaciones favorecedoras, como la dismetría de miembros, la artrosis de cadera o la hiperlordosis lumbar. 

Exploración

Dolor selectivo a la palpación a nivel de trocánter. Puede haber dolor a la abducción y rotación externa de la cadera. 

Técnica de infiltración

  • Material: aguja intramuscular (en caso de pacientes con abundante panículo adiposo puede ser necesario realizar la infiltración con aguja de punción lumbar), 1 cc anestésico + 40 mg triamcinolona o equivalente. 
  • Posición: colocamos al paciente en decúbito lateral sobre el lado sano, con la pierna sana estirada y la pierna afecta con la cadera y la rodilla en flexión de 90º. 
  • Punción: en el punto de máximo dolor, introducir la aguja de forma perpendicular al plano cutáneo hasta tocar hueso, retirar ligeramente e inyectar en varios puntos realizando un abanico. (En el caso de realizar la infiltración con aguja de punción lumbar, infiltrar en un solo punto).

troc

 Rodilla 

Artrosis femoro-rotuliana 

Dolor de tipo mecánico, de predominio en los bordes de la rótula.

Exploración

Limitación en los movimientos, de predominio en movimientos de flexión. Podemos encontrar tumefacción y derrame articular en alguna ocasión.

Técnica de infiltración

  • Material: aguja intramuscular, 1 cc de anestésico + 40 mg de triamcinolona o equivalente.
  • Posición: colocar al paciente en decúbito supino con las piernas extendidas.
  • Punción: bajo la rótula, por su borde interior o exterior, en el tercio medio-superior, introducir la aguja de forma perpendicular hasta tocar hueso, retirar ligeramente e infiltrar.

rod

Bursitis prerrotuliana

Inflamación de la bursa por microtraumatismos repetidos en pacientes que tienen que permanecer de rodillas por periodos prolongados de tiempo.

Exploración

Tumefacción dolorosa en la cara anterior de la rodilla, con movilidad conservada.

Técnica de infiltración

  • Material: aguja intramuscular, 1 cc de anestésico + 40 mg de triamcinolona o equivalente.
  • Posición: colocar al paciente en decúbito supino con las piernas estiradas.
  • Punción: en la cara anterior de la rótula. Pinchamos de forma casi paralela a la piel hasta alcanzar la bursa. Extraemos el líquido y posteriormente infiltramos.

Bursitis anserina

  • Es la más frecuente. Habitual en mujeres ancianas, con sobrepeso y gonartrosis.
  • Se sitúa bajo la pata de ganso, formada por los tendones de los músculos recto interno, sartorio y semitendinoso en la cara interna de la rodilla.
  • Dolor mecánico en la cara interna de la rodilla, que empeora al subir o bajar escaleras.

Exploración

  • Dolor a la palpación de la cara interna de la rodilla, aproximadamente 5 cm por debajo de la interlínea articular.
  • La flexión y rotación interna de la rodilla son dolorosas.
  • A veces es difícil realizar el diagnóstico diferencial con la artrosis.

Técnica de infiltración

  • Material: aguja intramuscular, 0.5 cc de anestésico + 20 mg de triamcinolona o equivalente.
  • Posición: colocar al paciente en decúbito supino con la rodilla semiflexionada.
  • Punción: en la cara lateral interna de la rodilla, localizamos la tuberosidad tibial anterior y nos desplazamos unos centímetros medialmente hasta localizar el punto doloroso, introducimos la aguja de forma oblicua en dirección proximal hasta tocar el periostio, retirar ligeramente e infiltrar en abanico.

ans

 Pie

Espolón calcáneo/ Fascitis plantar

Espolón calcáneo

  • Excrecencia ósea a nivel del tubérculo medial del calcáneo, que en condiciones normales es indolora, pero puede hacerse sintomática por inflamación del periostio o bursitis subcalcánea. El dolor empeora con la deambulación prolongada. 
  • Exploración: dolor a la palpación del talón.

Fascitis plantar 

  • Es la causa más frecuente de talalgia. Determinadas condiciones como obesidad, alteraciones del arco plantar o bipedestación prolongada favorecen la sobredistensión de las fibras de la fascia plantar, provocando dolor especialmente a nivel de su inserción en el calcáneo. Se trata de una talalgia que empeora al inicio de la marcha y al caminar de puntillas. 
  • Exploración: dolor a la palpación del talón y dolor con la hiperextensión de los dedos. 

Técnica de infiltración 

Es necesario advertir al paciente que se trata de una infiltración dolorosa. 

  • Material: aguja 25 G (azul), 0.5 cc de anestésico + 20 mg de triamcinolona (0.5 cc de trigon) o equivalente. 
  • Posición: colocar al paciente en decúbito supino con la extremidad inferior afecta en rotación externa, para tener acceso a la cara medial del talón. 
  • Punción: localizamos el punto por detrás del maléolo interno palpando hasta encontrar el borde del calcáneo. Introducir la aguja perpendicular al plano cutáneo o ligeramente orientada hacia región posterior. Inyectar en abanico.   

Fascitis 

Metatarsalgia de Morton

  • Neuropatía por atrapamiento a nivel del espacio intermetatarsiano. Generalmente aparece en mujeres jóvenes por uso prolongado de zapatos de tacón alto y punta estrecha, por compresión del antepié. 
  • Se produce dolor en el antepié, que en ocasiones se puede acompañar de parestesias, y que empeora con la bipedestación y la marcha. 

Exploración

Dolor a la compresión transversa del antepié, y dolor localizado a la palpación entre 3º y 4º metatarsiano. 

Técnica de infiltración

  • Material: aguja subcutánea, 0.5 cc de anestésico + 20 mg de triamcinolona (0.5 cc de trigon depot) o equivalente.
  • Posición: colocar al paciente en decúbito supino con la rodilla flexionada y el pie apoyado en la camilla. 
  • Punción: en el punto de máximo dolor entre el tercer y cuarto metatarsiano, introducir la aguja de forma perpendicular al plano cutáneo o discretamente inclinada en sentido distal, hasta que el paciente note parestesias. En ese momento retirar ligeramente la aguja e infiltrar.

Morton

Tendinitis Aquílea

La tendinitis aquílea es una inflamación de la vaina que recubre al tendón de Aquiles. Si no mejora con reposo y antiinflamatorios se puede realizar una infiltración en la inserción del tendón, pero el riesgo de rotura del tendón es muy elevado, por lo que esta infiltración no es recomendable en Atención Primaria. Ante una tendinitis aquílea que no ha mejorado, la actitud correcta sería derivar a reumatología para valorar infiltración guiada por ecografía.  

 Referencias

  1. Sanfélix Genovés J, Giner Ruiz V, Fluixá Carrascosa C, Millán Soria J, Fuentes Fortea A.. Manual de Infiltraciones en Atención Primaria. 2007; :1-78. link
  2. Maestro Saavedra FJ, Cinza Sanjurjo S, Nieto Pol E, Freiría Tato MJ, . Infiltraciones Articulares. 1aria.com. link
  3. Maestro Saavedra FJ, Hernández Tuda C, Vázquez Mascato A. Guía de Infiltraciones Articulares . Fisterra.com. 2011; link
  4. Rivero Franco I, Navarro Massip L. Infiltraciones (I) Infiltración del hombro doloroso. AMF. 2010; 6 (2) :83-87. link
  5. Lizán Tudela L,Balanzá Garzón A. Infiltraciones en Extremidades superiores . Guía de Actuación en Atención Primaria (3ª Ed). 2006; :1746-1752.
 
Web Mèdica Acreditada. Veure més informació